Iglesia de Cristo

La 14 - San Miguel - El Salvador






Consejos Sobre Un Evangelismo Personal Práctico


evangelizando

Un punto clave dentro del evangelismo, es saber de qué manera a bordar a alguien para compartirle sobre el poder transformador de Jesucristo. Iniciar acertadamente la conversación es fundamental ya que quien está junto a usted puede abrir o cerrar las puertas al diálogo.

Partimos de la base de que todas las almas son de nuestro Dios, como lo declara el Señor a través del profeta: "...sepan que todas las vidas me pertenecen, tanto la del padre como la del hijo" (Ezequiel 18:4). Conscientes de esto, antes de salir a algún lugar para predicar el mensaje de Salvación, oramos primero pidiendo al Señor que nos facilite el acceso a las personas con las cuales entablaremos conversación. Orar antes de evangelizar es ineludible.

Iniciando el diálogo.

Para que apreciemos una ilustración práctica y sencilla acerca de cómo iniciar el diálogo, nos remitiremos al encuentro casual que sostuvo nuestro amado Señor Jesucristo con la mujer samaritana, en Sicar, junto a un pozo de agua (Evangelio de Juan capítulo 4). Los pasos a seguir los describimos a continuación:

Primero: Inicie la conversación con un tema neutral

Jesús abrió el diálogo con algo elemental. Le dijo a la mujer: "Dame un poco de agua" (versículo 8). Si no quiere que le den un portazo en las narices o que quizá su interlocutor rompa la comunicación, evite comenzar tocando temas religiosos. Jamás olvide que usted desconoce el trasfondo cultural, académico e incluso social de quien se encuentra a su lado. Hay muchas formas de iniciar la conversación. Puede ser un:"¿Qué hora tiene, por favor?, ¿Qué calor hace?" etc. Si dependemos de El, Dios nos iluminará sobre cómo romper el hielo.

Segundo: Maneje con prudencia los puntos de aparente conflicto

El Señor Jesús se encontró con una aparente dificultad: la mujer era de Samaria. El texto explica: "Pero como los judíos no usan nada en común con los samaritanos, la mujer le respondió:--¿Cómo se te ocurre pedirme agua, si tu eres judío y yo soy samaritana?-" (Versículo 9).

Es probable que usted encuentre barreras, y su interlocutor intente, desde un comienzo, generar polémicas. Aquí usted requiere toda la prudencia y sabiduría de lo alto. Recuerde que el asunto no es de marcar si alguien pertenece a tal o cual organización religiosa, tradicionalista o no. Elmensaje de Jesucristo es para todas las almas. Rebasa todas las fronteras denominacionales. He visto a quienes comienzan a evangelizar y en cuestión de minutos están inmersos en discusiones bizantinas. Cuando alguien a quien comparto el evangelio busca armar polémica, le pido a Jesucristo mentalmente, en oración, que me oriente...!Dios no falla! Generalmente encuentro la salida.

Tercero: Busque un punto coyuntural

¿Cómo pasar de la conversación neutral al punto clave: comenzar a compartirle el mensaje de Salvación?. Hay que esperar elmomento indicado. No ir ni muy rápido ni muy despacio. Es necesario que haya un punto coyuntural. Veamos el caso del Señor Jesucristo. Le responde a la mujer ".-Si supieras lo que Dios puede dar, y conocieras al que te está pidiendo agua-contestó Jesús--, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua que da vida" (Versículo 10).

Es extraordinario el diálogo que sostiene el Señor con esta mujer y que podemos leer desde el versículo 11 hasta el 15. Su estrategia fue formular un interrogante que despertara inquietud. Cuando hay una conversación en curso, es fácil encontrar el punto coyuntural. "¿Ha pensado en tanta violencia que nos agobia?, ¿Ha meditado en cuál es la raíz de la agresividad en las personas?, ¿Alguna vez se ha preguntado si hay vida más allá de la muerte?". Estos, por supuesto, son únicamente tres ejemplos de los muchos puntos de enlace que se pueden utilizar.

Cuarto: No se convierta en juez ni condene a la otra persona

No es aconsejable que, cuando incursionamos específicamente en el terreno religioso, hagamos las veces de jueces. Así usted observe que quien está a su lado es inmoral, de entrada no le señale su situación:"Veo que usted es un borracho empedernido, mírese esa facha de mujer disoluta, con esta actitud adúltera es natural que le vaya mal..." etc. La samaritana tenía problemas con la moral, pero Jesús no le reprochó su situación sino que la llevó a que, sin sentirse particularmente señalada, reconociera su error. "Ve a llamar a tu esposo, y vuelve acá-le dijo Jesús. -No tengo esposo-respondió la mujer"(Versículos 16 y 17).

Quinto: Explique el mensaje de Salvación con claridad

Una vez haya logrado, con ayuda del Espíritu Santo, que la persona manifieste avidez o almenos tenga apertura, explíquele el mensaje de Salvación de una manera sencilla. No utilice definiciones o términos demasiado complicados. El propósito es que la persona, en síntesis, comprenda que ha pecado, que el Señor Jesús pagó por sus pecados en la cruz y que hoy le abre las puertas a una nueva vida. (Lea los versículos desde el 18 al 26).

Sexto: No pose de erudito bíblico

Para evangelizar a una persona no es necesario que usted saque a relucir todos sus conocimientos bíblicos o teológicos. No es necesario que le cite muchos pasajes de la Biblia. Con un solo versículo basta. Podría utilizar dos que son elementales, pero eficaces. Son Juan 3:16 y Apocalipsis 3:20. Por supuesto, estos son únicamente dos de los muchos que hay en las Escrituras. Ya habrá tiempo, durante el período de discipulado, para que usted le suministre al nuevo creyente sólidas bases bíblicas y doctrinales.