Iglesia de Cristo

La 14 - San Miguel - El Salvador






Antiguo O Nuevo Testamento, ¿Cuál Debemos Seguir?


Diferencia entre la ley y la gracia


“Diciendo, Nuevo pacto, dió por viejo al primero; y lo que es dado por viejo y se envejece, cerca está de desvanecerse.” Hebreos 8:13

El apóstol Pablo escribió, "Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad" (II Timoteo 2:15). La idea de "usa bien la palabra de verdad" quiere decir que se use adecuadamente. En "usar adecuadamente la palabra de verdad" debemos reconocer y entender las dos divisiones básicas de la Biblia - el Antiguo y Nuevo Testamento.

Cuando estudiamos los dos pactos (Antiguo y Nuevo), algunas preguntas siempre se nos vienen a la mente. La que más comúnmente se pregunta es "¿Debemos obedecer los diez mandamientos?" La respuesta a esta pregunta y a otras como esa debe venir de nuestra única fuente de autoridad religiosa - la Biblia. Para responder a la pregunta, "¿Antiguo o Nuevo Testamento, cuál debemos seguir?", examinaremos algunas preguntas relacionadas con el Antiguo Testamento.

La ley del Antiguo Testamento fue dada a los hijos de Israel solamente.
Véa las palabras de Moisés en Exodos 19:3- 6: "Y Moisés subió a Dios; y Jehová lo llamó desde el monte, diciendo: Así dirás a la casa de Jacob, y anunciarás a los hijos de Israel: Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traido a mí. Ahora pues, si diereis oido a mi voz, y guardereis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel."

Un gentíl ó un no-Judío nunca fué incluido como parte del Antiguo Testamento.
No estaba sujeto a las leyes dadas a Israel. Los judíos (los cuales eran descendientes de Abraham, Isaac, y Jacob) formaban el sacerdocio y reino de Israel. La única manera que un gentíl o un no-judio podía ser parte de ese pacto era convirtiéndose en un Judío prosélito. El Antiguo Testamento fue dado por Dios para gobernar a Israel como nación y como reino. Si el Antiguo Testamento estuviera aún vigente, solamente aplicaría a los judíos y a nadie más.

El antiguo pacto reveló la venida de uno nuevo y mejor el cual es el Nuevo Testamento.
Jeremías, el profeta del Antiguo Testamento escribió en Jeremías 31:31, "He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá." Esta escritura se menciona en Hebreos 8:8-13. Aquí, el escritor del libro de Hebreos nos muestra muchas "faltas" del antiguo pacto y las contrasta a otro nuevo y viviente, con esperanza y promesas - el perfecto Nuevo Testamento.

El antiguo pacto reveló la venida del Mesías.
Las muchas profecías de ese pacto apuntaban hacia el Mesías. El antiguo pacto profetizó su nacimiento (Isaías 7:14). Reveló el que iba a venir antes del Mesías como "Voz que clama en el desierto: preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios" (Isaías 40:3). Predijo el fervor o celo del Mesías (Salmos 69:9), los milagros del Mesías (Isaías 35:5- 6), y caracterizó sus enseñanzas (Isaías 61:1- 3). También, describió la traición del Mesías por un amigo y su muerte (Zacarías 11:12; Salmos 22). Además, el Antiguo Testamento profetizó la resurrección y la ascensión del Mesías (Salmos 2:7; 68:18; 110:1).

El antiguo pacto reveló el pecado. Pablo escribió "ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él, porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado" (Romanos 3:20). El antiguo pacto fué escrito como una sombra de un nuevo y mejor pacto el cual es el Nuevo Testamento. Hebreos 10:1 dice, "Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por las mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan."

El antiguo pacto fue escrito para nuestra enseñanza. En Romanos 15:4 Pablo escribió, "Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos Esperanza." El antiguo pacto fue escrito para nuestro ejemplo y para nuestra admonición. En I Corintios 10:11 Pablo escribió, "Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos." El antiguo pacto quedo sin efecto cuando el testador del Nuevo Testamento murió. Hebreos 9:16 dice, "Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador." El testador del Nuevo Testamento es Cristo Jesús. Pablo escribió, "anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz" (Colosenses 2:14).

El Antiguo Testamento quedó sin efecto cuando Jesús murió.
El Nuevo Testamento del testador sé dió a conocer en el primer sermón del evangelio de Cristo (Hechos 2:22-40) en el día de Pentecostés en la ciudad de Jerusalén en el año 33 D.C. como fué profetizado. El antiguo pacto no pudo quitar los pecados. Hebreos 10:4 y 11 dice, "Porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados." (11) "Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados."

El antiguo pacto contenía faltas. Hebreos 8:7 dice, "Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciértamente no se hubiera procurado lugar para el segundo." El antiguo pacto fué una sombra y no lo real. Hebreos 8:5 dice que los sacerdotes del Antiguo Testamento "Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen de las mismas cosas. . ." (Hebreos 10:1).

Ya que la Biblia enseña estas cosas concernientes al Antiguo Testamento entonces nosotros no deberíamos hacer o vivir de acuerdo a los diez mandamientos o cualquier otro mandato del Antiguo Testamento. Ir de regreso al Antiguo Testamento es regresar al tiempo cuando el pecado no podía ser removido. Entonces, "De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caido" (Gálatas 5:4). ¿Ya que la ley de Moisés fué una sombra, que contenía faltas, y no podía quitar los pecados, por qué alguien quisiera vivir bajo el Antiguo Testamento?

por Chuck Northrop