Iglesia de Cristo

La 14 - San Miguel - El Salvador






¿Porque hay muchas denominaciones?





¡Jesús Tiene Solamente Una Iglesia!

¿Se ha puesto usted a pensar, por qué hay muchas denominaciones en la religión "Cristiana"? ¿Si solo hay un Dios, y solo un Señor Jesucristo, y una sola Biblia, porque hay muchas denominaciones? Cada una de estos grupos tiene doctrinas y tradiciones que son peculiares a esa denominación en particular. ¿Sabia usted que la Biblia estrictamente condena esta práctica? Cuando algunos sugieren que no es posible o necesario que todos crean la misma cosa, Dios nos ha mandado precisamente eso que creamos la misma cosa.

I Corintios 1:10-13: "Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas. Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo. ¿Acaso está divido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?" ¿Si cada denominación rechazara su doctrina y tradición para seguir sólo la forma del Nuevo Testamento para la iglesia y fe, cuántas enseñanzas habría? ¡Solamente una! Entonces estaríamos obedeciendo la parte de las Sagradas Escrituras que acabamos de leer. Un líder en una Iglesia de una denominación tradicional dijo, "¿Por qué deberíamos regresar a las enseñanzas de la Biblia?" En su conversación él hizo clara su creencia, "No importa si cambiamos la Iglesia para poder satisfacer nuestras tradiciones." Ningún esfuerzo se hizo para mostrar donde se encontraban las practicas de ésta denominación en el Nuevo Testamento, pero simplemente se dijo que no vale la pena buscar.

SI VALE LA PENA
¿Por qué es muy importante seguir solamente las enseñanzas del Nuevo Testamento para la Iglesia? Para entender esto, debemos primero reconocer que seremos juzgados para la eternidad basado enteramente por lo que está escrito en el Nuevo Testamento. Jesús dijo, "El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero" (Juan 12:48). La enseñanza del Nuevo Testamento es el mensaje de Jesucristo. Aunque El no enseñó todas las cosas cuando Él estaba en la tierra, los apóstoles y escritores inspirados escribieron las palabras de Cristo después que Él ascendió al cielo. El Antiguo Testamento fue escrito por la dirección del Espíritu Santo. "Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo" (II Pedro 1:20-21) También el Nuevo Testamento fue dado por el Espíritu Santo. "Aún tengo muchas cosas que deciros pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrían de venir" (Juan 16:12-13).

¿QUE ACERCA DE LAS TRADICIONES?
Alguno se preguntara, "¿Es aceptable el practicar las tradiciones?" Esta es una buena pregunta y una que cada persona necesita considerar. Las tradiciones no son pecado, siempre y cuando no lleguen a ser doctrinas. Nunca ha sido aceptable a Dios cuando la gente le "añade" ó le "quita" cualquier parte de su palabra, ni siquiera para dar lugar a tradiciones. Los Israelitas no debían cambiar la antigua Ley, "No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os ordené." (Deuteronomio 4:2). El Nuevo Testamento concluye con el siguiente aviso a aquellos que intentaran cambiar la palabra de Dios por cualquiera razón, "Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro." (Apocalipsis 22:18-19).

El sabio rey Salomón escribió, "Toda palabra de Dios es limpia; El escudo a los que en él esperan. No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, y seas hallado mentiroso." (Proverbios 30:5-6). El apóstol Pablo escribió, ". . . antes sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso; como está escrito: para que seas justificado en tus palabras, y venzas cuando fueres juzgado." (Romanos 3:4). Jesús enseñó que cuando cambiamos la palabra de Dios para dar lugar a nuestras tradiciones, destruimos la efectividad de la palabra de Dios. ¡La palabra de Dios no nos ayudará si cambiamos aunque sea una pequeña parte de la palabra de Dios con nuestras tradiciones!
Marcos 7:5-9: "Le preguntaron, pues, los fariseos y los escribas: ¿Por qué tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen pan con manos inmundas? Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres: los lavamientos de los jarros y de los vasos de beber; y hacéis otras muchas cosas semejantes. Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición."
Marcos 7:13 "Invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas." Debe notar que Jesús habló de aquellos que su corazón estaba lejos de Él. Alguno sugerirá que si nuestro corazón está cerca al de Dios, entonces las tradiciones no tuvieran el mismo efecto. Jesús dijo, "El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ese es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él." (Juan 14:21).

También dijo en el versículo 23, "El que me ama, mi palabra guardará. . ." Podemos concluir solamente que si obedecemos las enseñanzas de Jesús, entonces, nuestro corazón está con Él y lo amamos. Pero, si no lo obedecemos por seguir tradiciones de la Iglesia, aunque tengamos una gran afección por Él, El ha dicho que no lo amamos. De acuerdo a la tradición de líderes religiosos, ellos dicen que las decisiones hechas en concilios ó sínodos representan la ley de Dios. Esta tradición en si misma representa separarse de las doctrinas de Cristo. Debemos solamente creer sus decisiones si la Biblia enseña lo mismo. El mejor examen de esto es preguntar, "¿hay algo adicional a la Biblia?" Ninguna persona nos puede ofrecer algo diferente de lo que ya ha sido escrito, tampoco lo enseñaría como la palabra de Dios. En Gálatas 1:6-9, Pablo avisó si uno sigue ese tipo de doctrinas.
"Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Más si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema."
Para que podamos entender de lleno este mandamiento, por favor considere el significado de la palabra en el idioma Griego; "anatema" es "condenado" y significa condenado como abominable. ¡Esos que enseñan un evangelio cambiado llevaran a sus seguidores al infierno y deben considerarse condenados! Obviamente usted debe decidir libremente la enseñanza que quiere creer. Recuerde que su destino eterno dependerá de su decisión de que enseñanza seguir.

Los diferentes grupos denominacionales de hoy están llenos de tradiciones, lo que significa que no siguen la forma del Nuevo Testamento. La iglesia de Jesucristo existe hoy pero solamente incluye a la gente que: Habla donde la Biblia habla. Callan donde la Biblia calla. Hacen las cosas de la Biblia como la Biblia dice. Llaman las cosas de la Biblia con nombres Bíblicos.

Usted puede ser parte de la iglesia del Nuevo Testamento simplemente con obedecer el puro evangelio de Cristo. Cuando usted hace esto, usted no será parte de ningún grupo denominacional. Usted será un cristiano, nada más, nada menos, y será parte de la única iglesia que Cristo fundó.

por Randy Watson